miércoles, marzo 11, 2009

Post críptico número cuatro

Y al moverse así, ejerció la fuerza necesaria para saciar todos sus instintos marsupiales. Nadie podría adivinar que en realidad se trataba del horrible acto de cantar narcocorridos.

7 comentarios:

checo_motoneta dijo...

y luego cuando desperto el dinosaurio ya no estaba junto a la cama,,,





y te habia dejado un gran pedazo de.......

Bolicoptero dijo...

Hahaha, lo chingón es que tu post corresponde bien vergas con las características de un norteño.

Los que cantan narcocorridos son koalitas, ya que dices marsupiales y esas madres pachecas son marsupiales, y los que cantan narco, también se monean...

Ya rodee un chingo mi comment, te la rifas cabron.

tazy dijo...

miau

Olimpia dijo...

marsupial? buen post

Gran Fornicador dijo...

Tu siempre hablando del sexo anal.

Pequeña Saltamontes dijo...

No... cuando hago palomitas generalemente tarareo canciones de Elvis.

Cool Acid dijo...

como cuando termina la taza...